Entrevistas a escritores: Saúl Cepeda

En la entrevista de hoy entrevistamos a Saúl Cepeda, un autor que desconocía y me ha causado una grata impresión. Hablamos con él sobre el apasionante arte de como hacer novelas, hemos tratado de conocer mejor a la persona y su proceso creativo. Una entrevista interesante, con muchas sugerencias y consejos para escribir un libro de ficción. Espero que os guste.

-Unos breves apuntes biográficos.

Me llamo Saúl Cepeda Lezcano. Nací en Irún en 1976 y pasé la mayor parte de mi infancia en México. Soy politólogo y jurista de formación. He sido creativo publicitario, director de un grupo de ocio nocturno y director de marketing de una fundación medioambiental. Actualmente me dedico a una serie de proyectos empresariales propios relacionados, respectivamente, con el derecho, las patentes y la expansión de negocios españoles al extranjero, así como al periodismo especializado en gastronomía y viajes.

En lo relativo a la literatura de ficción, en 1998 fui el finalista más joven en la historia del premio Antonio Machado de narraciones y, en 2003, gané el XIV premio de cuentos de El Chiscón sobre gastronomía y viajes. Soy autor del libro de relatos Delitos para llevar (Eba, 2012) y de las novelas Previsto (Estvdio, 2013) —reconocida con la XVI edición del premio José María de Pereda— y Aforo Completo (Tropo Editores, 2015). 😀 

                                                                                                                   

-¿Qué buscas transmitir en tus libros?

En los de ficción quiero contar historias que entretengan, y si además llevan a alguna reflexión al lector, genial. En los de no ficción busco divulgar información sobre el tema tratado de forma sintética y comprensible.

entrevista al escritor Saúl Cepeda

El escritor Saúl Cepeda, en buena compañía, fotografía cedida por él mismo

-¿Cómo se titula tu último libro y de qué trata?

Mi último libro de ficción es una novela titulada Aforo Completo (Tropo Editores). Narra las 48 horas previas a la fiesta de Nochevieja de una gran discoteca propiedad de un importante empresario de la noche. En la historia vuelco parte de mis vivencias trabajando en ese sector.

En no ficción acabo de publicar un libro encargado por la FAO para el Año Internacional de las Legumbres de Naciones Unidas que hemos escrito mi padre y yo. Se trata de un texto de divulgación para exponer los valores de estos productos y fomentar su consumo. Ha sido editado en seis idiomas y distribuido en 194 países. 😆 

-¿Cómo te organizas para escribir un libro?

Me siento delante del ordenador y me pongo a escribir. Alguna vez tomo notas en previsión de unos proyectos que, generalmente, no pongo jamás en marcha.

-¿Eres un escritor de brújula o de mapa?

Ni una ni otra. Echo a andar sin herramientas de guía.

-¿Crees más en la inspiración o en el trabajo constante?

Ideas sobre muchas cosas tengo a todas horas, pero lo normal es que esté trabajando en algo distinto cuando llegan. Supongo que lo realmente relevante es tener una idea propia, la posibilidad de llevarla a cabo y la fuerza de voluntad para acometer el trabajo, una conjunción que se da mucho menos de lo que cabría pensar.

-¿Utilizas alguna técnica para inspirarte o para desarrollar tu creatividad?

No.

-¿Cómo lo hiciste para encontrar editorial?

En mi última novela, Aforo Completo, envié por correo el original a una editorial que, por sus características y títulos, consideré adecuada. Pasaron tres meses y el editor me llamó para proponerme la publicación. En cuanto al libro de la FAO, fueron ellos los que nos llamaron directamente a mi padre y a mí para preguntarnos si podíamos acometer el proyecto. En mi anterior novela, Previsto, gané el concurso de las letras cántabras y el Gobierno de la comunidad eligió la editorial. Con mi primer libro, sin embargo, se trató de un proyecto propio y creamos una editorial ad hoc para publicar un conjunto de relatos, alguno de los cuales había sido ya editado en obra colectiva después de ganar certámenes.   🙁 

-Recomendaciones a la gente que comienza a escribir.

No suelo dar consejos en estas materias tan abiertas y azarosas, más que nada porque no creo que lo que me ha servido a mí para conseguir un logro pueda serle útil a otra persona. Al escritor solo hay que recomendarle que escriba, digo yo.

-¿Crees que tiene sentido seguir escribiendo en la época actual con tantos nuevos estímulos como Internet que enganchan a la gente?

Sí, lo tiene. Y hacerlo bien marca una diferencia en la vida cotidiana, ya no solo en lo relativo a la narrativa.

“No cabe duda que la escritura está minusvalorada a causa de la exposición indiscriminada de contenidos personales y profesionales”
No cabe duda que la escritura está minusvalorada a causa de la exposición indiscriminada de contenidos personales y profesionales que se ha dado con la utilización masiva de tecnologías digitales de comunicación, y también debido a la inclinación cada vez más audiovisual del individuo. Pero esto pasa con la fotografía, con la música, con la realización de vídeo o con muchos oficios similares. Además, escribir, a lo largo de la historia de nuestra civilización, una vez alfabetizada, siempre se ha visto como algo que podía hacer cualquiera por la facilidad aparente del gesto. Sin embargo, basta leer un correo electrónico de longitud moderada para comprobar que la capacidad de comunicación media no es tan buena como debería ser en una sociedad presuntamente informada, de la misma manera que disponer de una cámara de 30 Megapíxeles con una óptica extraordinaria no garantiza hacer buenas fotos si no se comprende bien la luz.    😡 

Saúl Cepeda entrevista en cómo escribir un libro

El libro, preciado objetivo del escritor.

-¿Escribirías si supieras que nadie te va a leer o que nunca ganarás dinero por ello?

Lo del dinero sin duda es secundario: cuanto he ganado con la literatura es ridículo en relación a lo obtenido con otras actividades, incluyendo la escritura por encargo. Cuando gané el premio José María de Pereda por mi novela Previsto, mi mayor satisfacción fue ser publicado, aunque existiera una dotación económica buena de fondo. Otra cosa sería saber manifiestamente que nadie va a leerme. Creo que entonces no tendría sentido hacerlo, al menos para mí. La comunicación es un hecho colectivo y vital desde un punto de vista antropológico. Habrá quien lo niegue categóricamente y solo afirme el solipsismo, pero hasta en casos así encontraremos expresiones que buscan la afirmación de la propia identidad a través de terceros. 

“La comunicación es un hecho colectivo y vital desde un punto de vista antropológico”

-¿Cuantas veces repasas tu manuscrito? ¿Modificas mucho?

Suelo escribir de forma no lineal, pero no repaso demasiado mientras lo hago. Trabajo bastante rápido, de forma que es normal que el primer resultado no sea el definitivo, aunque sí se aproxime al producto final. Luego, cuando he acabado y aún no tengo suficiente distancia analítica para percibir bien lo que he hecho, lo suelo poner en manos de personas de mi confianza, ya sea por su carácter crítico o por su detallismo, con el fin de que me ofrezcan una perspectiva exógena. Después vienen mis revisiones, que son también rápidas y bastante puñeteras.    😕 

-Recomiéndanos algunos libros que te hayan gustado o marcado.

Creo que en la infancia me marcaron mucho las obras de Verne, Poe, Stevenson, Defoe, Conan Doyle, Maupassant, Saki…; y también los relatos de Borges y Paz, que fueron mi primera aproximación al cuento en español. Una obra que me fascina desde niño es El relato de Arthur Gordon Pym. También han influido mucho en mi forma de entender la narrativa los juegos de rol, que a su vez me llevaron a profundizar en la fantasía medieval y en el horror gótico lovecraftiano. Cito también el último libro de ficción que he leído y me ha gustado justo antes de responder a estas preguntas: Las benévolas de Jonathan Littell.

-¿Cómo tiene que ser tu ambiente para que puedas escribir?

Pues he conseguido escribir en casi cualquier situación: en habitaciones de hotel, en aviones, en campamentos militares, en una agencia de publicidad frenética; durante una guerra civil, al dictado a un programa de reconocimiento de voz (la asincronía entre pensamiento, palabra y texto escrito todavía no la domino mucho), con presión y sin ella… Puesto a elegir, me gusta hacerlo en casa, con un ordenador y a base de esprints, levantándome mucho para comer y beber. 😛 

-¿Cuántas horas escribes diariamente?

“Si tuviese que hacer una gráfica de trabajo el patrón sería un poco caótico. Suelo trabajar muy rápido en los textos, con picos variables”
Depende. Si tuviese que hacer una gráfica de trabajo el patrón sería un poco caótico. Suelo trabajar muy rápido en los textos, con picos variables, pero me cuesta encontrar el momento de sentarme. La verdad es que suelo huir bastante de la escritura de proyectos personales independientes del trabajo, más que nada porque suelo estar haciendo otra cosa. Los artículos suelo acabarlos en un par de horas si no implican excesiva documentación.

-Algunos libros recomendados especialmente para escritores.

No se me ocurre ninguno especialmente dirigido a escritores, la verdad.

-¿Cómo nació tu afición por la escritura? ¿Crees que es una cualidad innata o adquirida?

 Desde niño recuerdo escribir lo que se me iba ocurriendo. En aquel momento seguramente con la idea de plasmar mis inquietudes en un soporte que pudiera compartir con otros, para luego discutir sobre esos temas. Siempre me ha gustado la discusión dialéctica, preguntarme cosas y elucubrar situaciones posibles. Supongo que fue algo innato, porque aunque mi padre escribe desde muy joven, nunca nadie me animó a hacerlo. No tengo un recuerdo claro de haber empezado a escribir por algún motivo, pero llegado el caso podría inventármelo de forma convincente. 😛 

-¿Cómo se te ocurren los títulos de tus obras?

Creo que los títulos acaban siendo algo bastante artificioso. Por otro lado, está el primer título que pongo a algo que estoy escribiendo: un cuento, un artículo, una novela… Supongo que es algo que en ese momento me resulta evocador. Que yo lo crea así no significa nada en realidad.

-¿Qué significa para ti escribir? ¿Por qué lo haces?

No le encuentro un significado, es decir: hacerlo no representa otra cosa para mí ya sea por naturaleza, imitación o convenio. Como fin inmediato solo puedo decir que me gusta hacerlo, me agrada y estoy cómodo delante de un teclado. 😎 

-¿Qué escritores admiras en especial?

Hay dos autores, muy distintos entre sí, que me fascinan. El difunto Jerzy Kosinski y William Gibson, el padre del género cyberpunk.

-El mejor consejo que te han dado a la hora de escribir.

Haz copias de seguridad.

-Algo que añadir.

Un placer haber respondido a tus preguntas. Muchas gracias. 😳 

 Muchas gracias a ti por esta estupenda entrevista. Quisiera aprovechar y recomendar a los lectores los últimos artículos publicados cómo publicar un libro en Amazon y también, para aquéllos que tienen niños o se dedican a la educación libros para aprender a leer y escribir

¿Quieres Escribir un Libro?
Suscríbete para recibir consejos y trucos que te ayudaran a escribir tu libro.

Te enviare un email avisándote cuando publique un nuevo articulo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *